+34 91 675 58 54 - +34 685 913 772 info@amicoproyectos.com

Si estás pensando en cómo distribuir un despacho en casa, o sencillamente quieres modificar la distribución actual del mismo, has llegado al lugar indicado.

Tener el despacho o habitación de trabajo en casa es una estancia cada vez más frecuente debido a tendencias como el teletrabajo, pero también muy útil para quien busca contar con un espacio tranquilo y adaptado para leer o estudiar, y distribuirlo adecuadamente puede ser muy necesario.

¿Cómo distribuir un despacho en casa? Factores a tener en cuenta

Desde la elección de la habitación al estilo y decoración del despacho, todas las decisiones importan a la hora de distribuir un despacho en casa. A continuación, te ofrecemos todos los factores a tener en cuenta para dar con la distribución más cómoda y práctica. Toma nota.

La elección de la habitación

Lo primero que será de gran ayuda para empezar a distribuir el despacho en casa es decidir qué estancia de la casa dedicaremos a este fin. Así, tendremos la primera restricción que nos obligará a adaptar la distribución a un espacio u otro.

Si bien en muchos casos no hay elección, pues sólo se dispone de una habitación para el despacho, también encontramos otras tesituras:

  1. Si debes elegir entre varias estancias, lo ideal es que el despacho sea una habitación silenciosa y luminosa.
  2. Si debes recibir clientes en el despacho, intenta ubicarlo lo más cerca posible a la puerta de entrada, para separar las esferas personal y profesional.
  3. Si no te sobra ninguna habitación, una opción cada vez más recurrente es dividir una habitación como el dormitorio o el salón mediante mobiliario como estanterías o biombos, y dejar una pequeña parte para ubicar tu escritorio y crear un mini-despacho.

En cuanto al tamaño, puede ser una habitación mediana o incluso pequeña, si no vas a necesitar recibir clientes.

Lo esencial de la distribución de un despacho en casa

Una vez la habitación para el despacho está decidida, es la hora de escoger una primera distribución. Esta será sólo provisional, pero es un paso esencial para decidir qué nos hará falta en el despacho.

Para ello, puedes hacer un sencillo croquis y valorar qué necesitas y de qué puedes prescindir. Si te hace falta sólo un escritorio de trabajo, puedes centrarte en el tamaño de mesa o la superficie que necesitas. Si, por el contrario, necesitas también un área para recibir clientes, piensa cómo puede distribuirse sin que el despacho deje de ofrecer una sensación de espacio.

Esta primera aproximación a la distribución de tu despacho será de gran utilidad para decidir qué mobiliario de oficina necesitas realmente, y de cuáles puedes prescindir y quizá añadir posteriormente.

Por supuesto, este también es el momento ideal para tomar medidas de la habitación, tanto horizontales como de altura, y ser consciente de qué muebles podrás incluir en su diseño.

Mobiliario adaptado y ergonómico

Una vez se tienen claros los muebles indispensables para el despacho y de qué espacio se dispone para ellos, llega el momento de ver qué opciones hay para cada uno. En general, este mobiliario comprenderá:

  • Una mesa u escritorio, a elegir en función de si se va a realizar trabajo de oficina y recepción de clientes o se va a instalar un ordenador para trabajar. En el primer caso se buscarán mesas ubicadas de frente a la puerta, con faldón y acabados en madera, cuya longitud, de no menos de 160 cm, permita tanto tener un ordenador sobre la mesa como dirigirse a los clientes sin obstáculos. En el segundo caso, podemos optar por amplios escritorios con cajones y pasacables, priorizando el lugar donde colocaremos el equipo informático. En ambas situaciones una mesa esquinera o desplegable puede ser una excelente opción para aprovechar el espacio, y nunca se debe olvidar la ergonomía: para que una mesa sea cómoda deben quedar unos 5 cm entre tus piernas y el tablero.
  • Una silla ergonómica, sea cual sea el trabajo que se va a realizar. A día de hoy ya se ha constatado cómo la ergonomía es un factor esencial para el mobiliario, pues incentiva mantener una postura correcta a pesar de estar muchas horas trabajando. En este caso, lo importante será optar por acabados y colores elegantes, como el beige o el burdeos, si se ha de recibir clientes.
  • Espacio de archivo: Ya sea una librería si se quiere crear un despacho de estudio en casa, como armarios o cajoneras en el caso de tener que guardar material de trabajo, la distribución inicial tendrá que contemplar alguna o varias de estas variedades de mobiliario. Te recomendamos aprovechar al máximo el espacio bajo la mesa o escritorio, donde se pueden ubicar cajoneras.

Lo ideal es que ojees qué opciones de mobiliario adaptado al espacio de tu despacho encuentras y selecciones algunos modelos finalistas antes de pasar al siguiente paso.

Decide qué estilo va más contigo

Una vez que tengas seleccionadas distintas opciones que se adapten a la distribución que buscas, lo que marcará la decisión final será el estilo del despacho, de forma que el resultado final ofrezca una estética adecuada y homogénea.

Para ello, busca la línea decorativa que más se adapte a tu estilo, así como a tu sector. Desde opciones más clásicas a líneas nórdicas minimalistas, no olvides que siempre es un acierto optar por colores neutros, paredes claras y una decoración que no sobrecargue el espacio.

Últimos detalles para distribuir el despacho

Una vez tengas los muebles principales escogidos y colocados, llega el momento de decidir la distribución final de tu despacho en casa

Con esta visión primaria de la estancia, podrás decidir con total certeza si es viable incluir un armario amplio o es mejor optar por una estantería, así como si cuentas con espacio adicional para lámparas, cajoneras u objetos decorativos.

La iluminación: un factor esencial para un despacho en casa

Más allá de saber cómo distribuir un despacho en casa, también es esencial iluminarlo de forma adecuada. Estas estancias demandan una intensa luminosidad, que permita leer y mirar pantallas cómodamente durante horas.

Además de una luz principal intensa, se debe añadir otra luz de escritorio en el área de trabajo, así como también es conveniente añadir alguna lámpara de pie para crear una atmósfera agradable.

Los colores y la decoración importan

Como último apunte para saber cómo organizar un despacho en casa, recuerda que las combinaciones de colores, así como la decoración, son relevantes tanto a la hora de generar una u otra impresión en un cliente, como de tener una atmósfera que nos invite a la concentración.

No utilizar ni combinar colores chillones, sino optar por neutros y claros será una norma clave. Por otro lado, los cuadros de elementos naturales o formas abstractas acogedoras siempre ayudan a vestir una pared desnuda, manteniendo ante todo el estilo que se busca para el despacho.

Con las ideas que te hemos aportado esperamos que tengas mucho más claro cómo distribuir un despacho en casa. Además, no olvides que cuentas con nuestro asesoramiento en organización de espacios y mobiliario totalmente adaptado a tus necesidades.